Hoy tenemos la gran oportunidad de medirnos a nosotros mismos y reconocer que somos más valientes de lo que imaginábamos, porque simplemente no nos quedó otra opción.