Herramientas, Inspiración, Mom Life

En cuarentena: me apagué y me volví a encender

/
En cuarentena: me apagué y me volví a encender

Esta cuarentena ha puesto a prueba todos nuestros aprendizajes sobre autoconocimiento, manejo de emociones y espiritualidad. Por tanto, debo confesar que sí, me apagué y me volví a encender cuando comprendí que…

  • Está bien sentir que no tenemos el tiempo del que la mayoría de las personas hablan.
    Los comentarios, memes y publicaciones en redes sociales es sobre cuántos libros leerán, cuántos entrenamientos gratuitos aprovecharán y todo el trabajo que adelantarán, lo cual empezó a generar presión en muchas personas (me incluyo), al sentir que no daríamos la talla para aprovechar esa «cantidad de tiempo» que es solo una ilusión para mi, pero trato de aprovecharlo separando lo importante de lo urgente.

  • Está bien tener miedo, estar confundidos y a veces con rabia y tristeza.
    Emociones en montaña rusa es lo que empezamos a sentir cuando en medio del resguardo, nacen los cuestionamientos internos (generalmente entre nosotros mismos), el agotamiento por todo lo que debes hacer y que supuestamente tienes tiempo para hacer y la necesidad de estar solos y en silencio.

  • Está bien no tener las soluciones a todo.
    Está bien que todos tus amigos ya sepan cómo resolverán su vida de aquí en adelante y tu no, la cuarentena no es una competencia para ver quién logra más o menos en tiempo record, si seguimos en esa onda, no hemos aprendido nada de la vida y de los terremotos que hoy nos sacuden el alma.

  • Está bien no alcanzar a estar en todos los «live» de las redes sociales, que aunque te interesan los temas o son tus amigos a quienes quieres apoyar, el tiempo no te da, no te des duro por eso ni te dejes afectar por los comentarios, cada quien habla desde su trinchera.

  • Está bien si no logras terminar todas las tareas, porque se vale estar exhausta y decir «no más». Ayer Catalina Peláez, psicóloga de FullMom me regaló una frase que me dio un respiro: «mejor hecho que perfecto, porque es mejor una casa feliz, que una casa perfecta», aunque por mi personalidad no ha sido un aprendizaje muy sencillo, estoy en el reto de interiorizarlo y algo me dice que es posible.

… y después de este revolcón emocional, me invito y te invito a:

🌟 Ser paciente, amoroso y tolerante con quienes convivimos, especialmente con los niños, pues aunque dependiendo de su edad entienden más o menos esta situación, para ellos simplemente un día dejamos de hacer cosas que eran importantes y aunque se los expliquemos en nuestro lenguaje, ellos no tienen todas las herramientas que los adultos sí, para sobrellevar tantos días de no ver a sus familiares, amigos o simplemente no salir a caminar.

🌟 Parar, respirar y dormir si es necesario… duerme, que importa que ese día «no se hizo nada», se hizo lo más importante, cuidar tu salud mental, la cual es vital cuando eres pilar en tu hogar. Si la base se empieza a debilitar, todo lo demás va a temblar.

Todos estamos lidiando con esto de la mejor forma posible, con las herramientas que tenemos y por tanto, cada uno lo hace desde sus aprendizajes internos y desde las reflexiones a las que lo esté direccionamiento este momento de vida.

Por lo anterior, no juzgues a nadie, no sabes cuánto le está costando lidiar con esto.

🌟Ayuda a quienes «puedas», está bien si todos te proponen ayudar y aunque quisieras entregar todo al mundo y resolver esta situación de una vez y para siempre, solo te alcanza para unos cuantos, lo importante es sentirte bien con lo que estés haciendo.

… Recuerda

Esto también pasará, hoy es un día menos, no de cuarentena, sino de la situación que sea te esté causando malestar, porque a cada uno, esta cuarentena nos está enseñando algo diferente, a cada uno nos llevo a un viaje interior que a veces es oscuro, pero es donde siempre encontraremos la luz.

Que esta cuarentena, no sea lo opuesto a lo que nos quiere enseñar la tierra. Parar, respirar, reflexionar y empezar a cambiar.

– Después de la tormenta: la calma 🍀
– Después de la lluvia: el arcoíris 🌈
– Después de un final: un nuevo comienzo 🐣
– Después de la oruga: la mariposa 🦋

Lorena Orozco
#viajerainterior

Deja una respuesta
Tu email no sera mostrado publicamente. *